Caprichos


Parece que soy un tipo caprichoso. Siempre tuve la sospecha, pero lo terminé de comprobar ayer. Eso de "culo veo, culo quiero" (je veux tous les culs que je vois, en francés, para darle nivel al post) en mí pareciera encajar. Antes que nada, perdón si el blog es por ahora muy autorreferencial, es hasta que encuentre algo interesante para decir. Sigamos.

Hace un tiempo que quería tener un anotador Moleskine. En su momento (hace dos años, más o menos) no pude conseguirlo y, entre una cosa y otra, me olvidé de seguir buscando. Hace unos días leí en un blog sobre estos anotadores y me volvieron las ganas de tener uno. Lo conseguí cerca de casa, en una librería Distal (son los únicos que los importan en Argentina), a $79. Alguien lo puede considerar excesivo. Yo también, pero un capricho es un capricho.

Los que tienen uno, dicen que invitan a escribir: anotaciones, apuntes, ideas, proyectos, dibujos y cientos de etcéteras. Cuando llenás sus hojas y ya no queda más espacio, enseguida salís a comprarte otro, dicen. Su tapa dura, recubierta con una tela especial, su elástico para evitar que se abra y sus hojas amarillentas son sus características, que le dan un aspecto rústico y bohemio a la vez. Y en tiempos donde la tecnología nos rodea, volver a algo tan básico como el "papel y lápiz", es una buena opción. La Moleskine espero que se convierta en un elemento más en mi vida cotidiana. Tal vez funcione como complemento de este blog, veremos.

¿Pero qué tienen de especial? Se hicieron famosos porque su principal impulsor fue Bruce Chatwin, que las usó para sus viajes. A mí, con que se me ocurra una idea para hacer una nota para el domingo, mientras voy en el subte, me alcanza. También, dicen, en ellas plasmaron sus pensamientos e ideas Gertrude Stein, Ernest Hemingway, Pablo Picasso y Vincent Van Gogh. Pero hay alguien muy muy groso que también las usó: Indiana Jones. Y ahora me acuerdo que cuando volví a ver una de sus películas (hace dos años, más o menos) se me ocurrió tener una.

3 comentarios:

AYE dijo...

A mí me parece bien: todo sea porque seas bohemio un rato. Eso sí, no hay ninguna chance de que lo hayan usado todos esos que decís. Debe ser una pequeña trampita para generar caprichos en la gente.
Besos!

Luz dijo...

Acabo de caer en tu blog y mis ojos fueron derecho a la foto de la Moleskine.. son lo más! Úsela, sin excusas ni culpas! Algún día me voy a comprar una...

Tania L. Montalvo dijo...

Yo tengo una... de las grandes, bonitas, encantadoras. El problema es que me parece tan encantadora que no he querido usarla. Me he dicho que habrá un buen momento, un buen tema, un buen pensamiento, la nota correcta para echarle vuelo... Sigue nueva, creo que hasta plastiquito d envoltura tiene. :)
Hay una especial para catar vinos que es una belleza. Yo bebo vino, me gusta, lo huelo, lo siento desde hace algún tiempo, pero no soy capaz de llenar todos los campos que marca la Moleskine para vinos... me da envidia la gente que sí puede hacerlo.